UNA PRODUCCION DE



La moda del peligroso turismo de volcanes 4 abril, 2021


La moda del peligroso turismo de volcanes
COMPARTIR

El turismo de volcanes está en aumento, y también los peligros

A finales de marzo de 2021, miles de personas se adentraron en el valle de Geldingadalur, en Islandia, para ver cómo la lava chisporroteaba y salía del cráter del volcán Fagradalsfjall tras entrar en erupción por primera vez en casi 800 años. Mientras las nubes de ceniza blanca resoplaban por encima de las estelas de roca fundida y brillante que se adentraban en las escarpadas piedras negras, algunos visitantes hacían fotos, otros se sentaban en silencio con asombro, y unos pocos tostaban malvaviscos sobre los flujos de lava.

El fotógrafo Chris Burkard, que captó la erupción para National Geographic, también quedó fascinado por el ominoso pero hermoso paisaje. «Fue fascinante», dice. «Nunca pensé que algo tan simple como la roca fundida me emocionara tanto».

Las secuelas de las erupciones han creado un famoso terreno fértil para el turismo. Los turistas japoneses se alojan en onsen ryokans (posadas de aguas termales) en pueblos cercanos a los volcanes desde el siglo VIII. Las ruinas de la antigua ciudad romana de Pompeya, preservadas por un manto de cenizas cuando el monte Vesubio entró en erupción en el año 79 d.C., atrajeron a innumerables turistas en el Gran Tour europeo de los siglos XVII y XVIII.

Pero el vapor, el crepitar y el estallido de los volcanes activos tienen un atractivo propio. «Son una de las fuerzas más primitivas de la naturaleza que podemos observar», dice Benjamin Hayes, jefe de interpretación y educación del Parque Nacional de los Volcanes de Hawai en la Isla Grande. «Sientes el poder de la Madre Tierra cerca de esta sangre vital del planeta».

 

En la última década, el turismo de volcanes se ha disparado, impulsado en parte por las redes sociales y los llamados «cazadores de lava». Buscan lugares legendarios y fotogénicos como el Monte Vesubio (y las otras dos docenas de lugares volcánicos activos incluidos en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO).

En Estados Unidos, varios parques nacionales cuentan con volcanes activos, como el Monte Rainier en el estado de Washington, el Pico Lassen en California y la Caldera de Yellowstone en Wyoming.

El día después de que el Monte Kilauea de la isla de Hawai entrara en erupción el 20 de diciembre de 2020, el Parque Nacional de los Volcanes de Hawai experimentó un fuerte aumento de visitantes. Muchos de los 8.000 visitantes eran locales, pero el parque también ha visto un aumento constante de visitantes de fuera del estado a medida que se suavizan las restricciones de viaje del COVID-19.

Dependiendo del lugar, los viajeros pueden hacer excursiones en barco de lava, viajes en helicóptero sobre las calderas, surfear por las laderas de un volcán o incluso caminar hasta el borde del lago de lava. Pero estas actividades conllevan riesgos.

Las erupciones suelen producir gases venenosos (por ejemplo, dióxido de azufre, presente en el Fagradalsfjall) que pueden dañar los pulmones. Entre 2010 y 2020, al menos 1.143 personas han muerto en explosiones volcánicas, la más reciente cerca del volcán Whakaari/Isla Blanca de Nueva Zelanda, que entró en erupción repentinamente el 9 de diciembre de 2019, matando a 22 turistas e hiriendo a otros 25.

Sin embargo, estas víctimas parecen haber alimentado la curiosidad en lugar de disuadir al turismo. En lugar de alejarse de los volcanes en erupción, los buscadores de sensaciones se ven atraídos por las zonas de desastre, una tendencia que se espera que continúe después de la pandemia.

Las erupciones volcánicas se producen cuando se produce un aumento de la presión estática del magma o un desplazamiento de las placas tectónicas, lo que también puede provocar terremotos. A veces, la erosión o el deshielo de los glaciares mueven lentamente la tierra y acaban provocando erupciones; otras veces, los desprendimientos repentinos las desencadenan.

Los observatorios científicos de todo el mundo vigilan la actividad volcánica, por lo que las erupciones rara vez son una sorpresa.

«Si se conocen algunos aspectos básicos, se pueden observar las erupciones con bastante seguridad», dice Rosaly M.C. Lopes, vulcanóloga y geóloga planetaria del Laboratorio de Propulsión a Chorro de Pasadena, California. «Tenemos la suerte de que las erupciones más bellas -en Hawai, Islandia y Stromboli (Italia)- tampoco son las más explosivas».

 

Autora de la Guía de Aventuras Volcánicas, Lopes dice que es importante conocer el tipo de volcanes que se visitan. La volatilidad de un lugar determinado depende de su lava: la lava fina y líquida fluye fuera del volcán lentamente, mientras que la lava espesa y viscosa dificulta la salida de gases, lo que da lugar a erupciones más explosivas (y posiblemente, mortales). Saber con qué tipo de lava te enfrentas puede salvarle la vida.

Cuando el Monte Etna de Italia entró en erupción en 1987, murieron dos turistas. Lopes estaba a sólo una milla de distancia en un viaje de investigación cuando ocurrió. «Si se trata de un volcán como el Etna, y hay una explosión repentina, hay que mirar hacia arriba y ver dónde van a caer esos fragmentos de roca», dice. «Pero no corres; los esquivas. Y después de que los fragmentos aterricen, corres».

En el espectro opuesto, durante la repentina erupción del volcán Whakaari, en la Isla Blanca de Nueva Zelanda, Lopes dice que los que sobrevivieron fueron probablemente los que corrieron más rápido. «Algunos se quedaron para hacer fotos. Creo que algunos se quedaron atrapados y no pudieron correr lo suficientemente rápido», dice. «Pero ese es un volcán peligroso, y los vulcanólogos sabían que podía ocurrir una explosión repentina».

 

*CN


Legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.


Comentarios